¿Es posible alcanzar una logística sostenible en el futuro?

empresas de logistica
 Buscar Empresas

Buscar por Categorías

¿Es posible alcanzar una logística sostenible en el futuro?

La logística comercial ha avanzado a pasos agigantados en los últimos años ofreciendo cada vez más alternativas a los agentes comerciales para que puedan movilizar sus productos y mercancías alrededor del planeta dinamizando de manera positiva el mercado internacional de bienes y servicios. Sin embargo, los grandes avances tecnológicos del sector todavía no han logrado desarrollar una logística sostenible que logre atacar las causas estructurales de un problema fundamental como es la contaminación ambiental asociada a la industria.

No obstante, lo cierto es que esta amarga realidad parece que está a punto de cambiar. Ya que cada vez son más las grandes empresas del sector que comprenden el compromiso que deben tener con elmedioambiente, no solo por los beneficios inmediatos en la calidad de vida de todos los habitantes del planeta, sino también porque una logística sostenible es también una logística más eficiente en el manejo de sus recursos. Lo que se traduce al final de las jornadas de trabajo en un mayor margen de ganancia para los socios comerciales y distintos agentes involucrados en el comercio internacional de mercancías.

¿Qué podemos entender por logística sostenible?

Si la logística comercial implica todo el proceso de producción, traslado y almacenamiento de productos y mercancías, la logística sostenible ha de ser entonces el mismo proceso, pero custodiando de manera más rigurosa los distintos grados de eficiencia energética en la industria.

En este sentido, la logística sostenible no se preocupa ya exclusivamente por los beneficios económicos directos, sino también por el impacto de su actividad comercial en la sociedad. Proyectándose entonces como agentes empresariales responsables, que comprenden que parte del valor agregado de sus productos y servicios, está directamente relacionado con el cuidado del medioambiente.

De esta manera, cada vez son más las empresas del sector que deciden crear unidades de análisis e investigación que les permitan innovar en las distintas alternativas de transporte que ofrecen a los usuarios con el objetivo de no solo trasladar sus productos de manera segura y veloz, sino también de forma sostenible.

La sustitución de los combustibles fósiles: la apuesta más segura de la logística sostenible

Está científicamente comprobado que el principal agente contaminante en la actualidad es la quema de combustibles fósiles que generan efectos de gas invernadero. Por tanto, parece evidente que una de las formas más efectivas de apostar al sistema logístico sostenible es a través de la sustitución de este tipo de combustible en los principales medios de transporte.

Al respecto, agencias de gran capacidad logística que ofrecen modalidades de transporte multimodal, han apostado por renovar su flota de vehículos en aquellas áreas donde la tecnología ha avanzado lo suficiente como para ofrecer unidades que utilicen una fuente de energía alternativa para su funcionamiento regular.

Asimismo, en los grandes centros urbanos estas empresas han apostado incluso por sustituir de manera definitiva el uso de transporte automotor, para volver al uso de bicicletas u otros medios de transporte cien por ciento sustentables.

Eliminación de agentes contaminantes y desechables en el transporte de mercancías

Otra de las críticas más severas que han recibido las empresas logísticas en los últimos años es la falta de alternativas que tienen estas compañías al momento de embalar y cubrir los productos para su traslado.

Así, como es sabido por todos los que en algún momento hemos enviado o recibido un producto a través de estos servicios de transporte, la mayoría de las mercancías son embaladas con ingentes cantidades de plástico u otros productos desechables difícilmente biodegradables.

Por lo tanto, otro de los frentes donde la logística sostenible ha puesto especial énfasis es en la creación de alternativas de embalaje que ofrezcan los mismos estándares de seguridad y resguardo para los productos, pero que no tengan que ser necesariamente desechable o, en su defecto, al menos sean realizadas en materiales fácilmente biodegradables.

Un trabajo en conjunto para toda la sociedad

Si bien la responsabilidad en la creación de una logística sostenible recae principalmente sobre las mismas empresas relacionadas con ese sector del mercado, esto no significa, por supuesto, que dichas empresas sean las únicas encargadas de conseguir soluciones ecológicas a un problema que atañe a todos los usuarios.

En este sentido, la creación de una logística verdaderamente sostenible va a requerir de la participación del Estado, de los centros de investigación privados y de todas las fuerzas vivas de la sociedad que deseen realmente apostar por un mercado eficiente en lo económico, pero responsable en lo social. El objetivo es posible alcanzarlo, pero hará falta un compromiso integral de todas las partes involucradas para que se creen incentivos reales para apostar por la transición energética definitiva.

Beneficios económicos de la logística sostenible

Lo cierto es que la única forma de alcanzar una logística verdaderamente sustentable es si existen incentivos económicos que motiven a los distintos participantes del mercado a conseguir soluciones viables y sostenibles en el tiempo.

En este aspecto, es importante destacar que la logística sostenible no es una apuesta moral que busca apelar a la buena voluntad de los agentes empresariales en detrimento de sus ganancias comerciales. Al contrario, si las empresas logísticas logran optimizar el uso de los recursos energéticos hasta el punto de poder hacer las mismas actividades consumiendo una menor cantidad de energía, estas empresas podrían reducir considerablemente sus costes operativos, ofreciendo precios más competitivos a sus clientes y aumentando sus ganancias comerciales.

A su vez, el excedente obtenido a través de la maximización de la eficiencia energética en el proceso productivo del sector logístico podría estar destinado en parte a desarrollar nuevas alternativas que sean aún más eficientes en la creación, transporte y almacenamiento de mercancías. Creándose así un círculo productivo beneficioso para todos las agentes participantes del sector terciario de la economía.

Claro esta que el verdadero reto de la logística sostenible consistirá en conseguir nuevas opciones que permitan ofrecer productos y servicios sustentables a todos los usuarios, sin que esto implique una reducción en los altos márgenes de calidad y seguridad que exige la industria.