¿Cómo funciona el almacenamiento logístico en Chile?

empresas de logistica
 Buscar Empresas

Buscar por Categorías

¿Cómo funciona el almacenamiento logístico en Chile?

Chile es una de las pocas economías latinoamericanas que ha logrado mantener un desarrollo sostenido basándose en una economía de libre mercado desde mediados de los años 80’ del siglo pasado. En este sentido, esta fuerte tradición liberal ha empujado al país andino a posicionarse como uno de los principales referentes de la infraestructura logística de almacenamiento en la región.

Asimismo, gracias a la gran diversidad de tratados de libre comercio que mantienen a Chile en conexión directa con las principales economías del planeta, este país ha logrado importar tecnología de primera calidad para el diseño e instalación de modernos centros de distribución caracterizados por ser construidos a través de una modalidad “autoportante” que facilita el aprovechamiento del espacio, mientras se ahorran costes operativos en su funcionamiento.

Ahora, si te encuentras interesado en saber todo sobre el funcionamiento del almacenamiento logístico en Chile en la actualidad, te invitamos a explorar con nosotros los siguientes apartados donde te estaremos explicando cada uno de los ítems de interés referidos a este tema con gran nivel de detalle.

Chile: una visión a largo plazo en el desarrollo de la infraestructura logística

Para que los planes de desarrollo de infraestructuras logística sean eficientes, los mismos tienen que estar pensados para alcanzar objetivos en el corto, mediano y largo plazo.

Lo que significa, entre otras cosas, que para que el país pueda desarrollarse en una senda económica prospera, tendrá que existir un compromiso político de las distintas facciones que aseguren que los planes serán impulsados independientemente la tendencia que resulta ganadora en las elecciones periódicas realizadas en el país.

En este aspecto, no hay dudas que la sociedad chilena se diferencia con creces de sus vecinos latinoamericanos al pautarse objetivos de desarrollo con miras a los próximos 35 años. Brindándole así, un ordenamiento jurídico sólido a los inversores extranjeros que se encuentran interesados en explorar el área logística y comercial del país.

En este sentido, una muestra clara de ello es el desarrollo sostenido que ha tenido la infraestructura logística en Santiago en los últimos años. Por ejemplo, un evento que confirma esta situación, son los numerosos parques logísticos ubicados en diversas zonas de la ciudad que pueden llegar a alcanzar hasta los 500 mil metros cuadrados de extensión.

Tecnologías utilizadas en el desarrollo del almacenamiento en Chile

Una de las mayores ventajas comparativas que tiene Chile cuando de almacenamiento logístico hablamos en comparación a los demás países de la región es el avanzado estado de la tecnología que utilizan en todos sus procesos.

De esta manera, gracias a los tratados de libre comercio que mantiene el país con las principales economías del planeta, resulta muy económico para los inversores exportar sistemas de hardware y software de última generación con el objetivo de automatizar los procesos, optimizarlos en cuanto a tiempos logísticos se refiere y, con ello, disminuir los costes asociados a sus operaciones.

En última instancia, el servicio post-venta o el mantenimiento de los equipos adquiridos queda a cargo de las filiales locales de las compañías extranjeras, las cuales cuentan con una mano de obra altamente calificada que se encuentra en la capacidad técnica y operativa de resolver cualquier reto que enfrenten sus clientes por más ambiciosos que estos puedan parecer en un principio.

Eso sí, cuando de mano de obra calificada se trata no todo resulta “color de rosas” en el mercado chileno, ya que, con el auge de los precios del cobre, en los últimos años muchos de los operadores industriales más capacitados en el manejo de equipos pesados ha preferido deslocalizarse y ubicarse en zonas periféricas más conectadas con la industria extractiva.

Proliferación de los centros de distribución logística en Chile

En los últimos años hemos visto crecer a lo largo de todo Chile y en especial en Santiago, diversos centros de distribución logística de gran envergadura caracterizados por ser construidos bajo la modalidad de “almacén autoportante”. Es decir, una forma de construcción económica, versátil, altamente resistente y fácilmente transportable o desmontable.

Al respecto, el almacén autoportante se caracteriza principalmente por ser una estructura que permite realizar construcciones de gran altura, donde los propios espacios de almacenamiento funcionan como sostén de las láminas ubicadas en las paredes y techos del establecimiento.

Asimismo, al permitir realizar construcciones de gran amplitud tanto en sentido horizontal como vertical, la optimización del espacio es total. Permitiendo a las empresas logística almacenar un mayor volumen de mercancía en un menor espacio.

Todo esto sin menoscabar en ningún momento los máximos estándares de seguridad que requieren los centros de distribución logística para poder operar de manera exitosa y sin ningún tipo de contratamientos.

Conclusión: todas las ventajas comparativas que ofrece el almacenamiento logístico en Chile

Como hemos podido observar hasta ahora, Chile cuenta con una economía de mercado consolidada que opera dentro de un territorio con un marco jurídico sólido que permite un avance sostenido en las áreas de desarrollo logístico.

En este sentido, gracias a la multiplicidad de tratados de libre comercio que sostiene el país andino con las principales economías del planeta, los inversores pueden tener acceso a un equipamiento tecnológico de última generación a un precio realmente competitivo. El cual puede ser operado sin ningún agravio por una mano de obra local altamente calificada en funciones de desarrollo logístico.

De igual forma, como ha sido notorio a lo largo de este contenido, Chile cuenta con un moderno parque de distribución logística caracterizado por funcionar a través de construcciones autoportantes. Las cuales brindan a las empresas la posibilidad de aprovechar de manera óptima los espacios disponibles, invirtiendo en infraestructuras sólidas y duraderas, pero también económicas y versátiles.

A su vez, no podemos descuidar la gran extensión del territorio chileno y las ventajas comparativas que esto retribuye, lo que les permite a las autoridades locales fomentar las modalidades de transporte multimodal, facilitando el transporte carretero de grandes distancias a través de prácticamente la totalidad del continente sin necesidad de salir del país.

Todo esto sin contar lo ampliamente favorecido que se encuentra Chile en cuanto a extensión de costas marítimas se trata.